Tarta delicada de grosellas

120 Minutos

8 Raciones

Introducción

Deliciosa mousse de grosellas negras encerrada entre dos discos de masa quebrada de almendra

Utensilios

Batidora eléctrica, molde de 18-20 cm de diámetro, desmoldable de 2 l de capacidad

Elaboración

Preparación de la base
Mezclar la harina con la almendra molida, añadir la pizca de sal. Incorporar la mantequilla cortada en trozos y no muy fría y el azúcar. Debe obtenerse una masa dura. Dividirla en dos partes y formar dos tortas no muy grandes. Envolver en film y dejar en la nevera unos 30 minutos.
Pasado este tiempo estirar la masa (ambos trozos) para formar un círculo algo más grande que la base del molde. Poner el molde encima y recortar la base (la masa encoje un poco, mejor recortar por fuera del molde, para que luego encaje perfectamente en el molde). El otro disco se recorta del mismo tamaño y se divide en 8 partes iguales. Cortar del todo ya que la masa es quebradiza. Espolvorear con la almendra picada y presionarla un poco para que se “clave” en la masa.
Hornear a 180ºC durante 25 minutos. Enfriar completamente antes de rellenar.

El relleno
Poner las grosellas en un cazo con un poco de agua (reservar algunas para decorar). Cocer unos 5 minutos. Colar y sacar todo el jugo. Poner de nuevo a fuego y disolver completamente la gelatina remojada. Dejar enfriar un poco.

Batir las yemas con el azúcar hasta que quede cremoso y añadir al compuesto junto con las claras montadas a punto de nieve. Incorporar ¾ partes de la nata montada. Probar y añadir azúcar si hace falta.
Poner la base de la tarta en el molde. Cubrir las paredes del molde con una tira de acetato o papel de horno. Verter la mousse en el molde. Sacudir un poco para que no tenga muchas burbujas de aire. Guardar en la nevera 2-3 horas o mejor una noche.

La decoración
Emplatar la tarta y depositar 8 rositas con una manga pastelera. Colocar los triángulos de la masa quebrada de manera un poco inclinada sobre cada rosita. Luego formar otra rosita sobre cada triángulo y adornar con las grosellas reservadas. Espolvorear con azúcar glas.

Nota:
Se pueden usar grosellas congeladas. En este caso, adornar con otra fruta, como cerezas, moras, arándanos.
Se puede hacer con fruta del bosque o moras.

Ingredientes

La base

150 g de harina

150 g de almendras molida

175 g de mantequilla

50 g de azúcar

25 g de almendra picada

1 cucharada de azúcar glas

1 pizca de sal

Mousse

450 g de grosellas negras

50 g azúcar

4 cucharadas de agua

300 g  de nata montada

2 huevos

12 g de gelatina

© 2020 by Alina Cobuscean

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now